PRUEBA DINÁMICA: Seat León FR TFSI

El León se actualiza

No ha pasado mucho tiempo hasta que Seat ha sacado sus versiones FR en el León II, ya que Seat no puede dejar de lado unas versiones que han supuesto en la generación anterior un 25% de las ventas totales de la gama León en España.

Visualmente no destaca tanto respecto a sus hermanos de gama con sucedía con la generación anterior, aunque esto no quiere decir que no posea atributos deportivos suficientes que lo distingan. Su imagen exterior se asemeja bastante al Cupra, diferenciándose de este por la doble salida de escape (ovalada en el Cupra). Su línea es musculosa y visto de lado destaca por sus bonitas llantas de 18″ con neumáticos 225/40 (de serie 17″). Los paragolpes son similares a los del Cupra, destacando la parte baja en negro del paragolpes trasero. Las carcasas de los retrovisores están pintadas en color plata, seña de identidad de la gama FR de Seat.

En el interior se observa el gran salto dado en cuanto a calidad respecto a la anterior generación. Uno de los detalles que lo diferencian de sus hermanos “normales” son los estupendos asientos con el logo FR bordado en ellos; recogen muy bien el cuerpo en las curvas y, a la vez, son cómodos. El volante, que tiene una inserción de símil de aluminio en la parte inferior, y el cuadro de instrumentos con el fondo blanco en la parte de las grafías, son los otros detalles que diferencian a los FR.

Los plásticos del salpicadero son de notable alto y los mandos tienen un tacto agradable, aunque no llegan al nivel exhibido por su primo, el Volkswagen Golf GTI.

Motor prodigioso

El motor que anima a este León FR TFSI es el que inauguro el actual Golf GTI. Se trata de un motor de 2 litros turbo con inyección directa de gasolina y 200 CV, con un par de 280 Nm que se mantiene constante desde 1.800 rpm hasta 5.000 rpm. Su velocidad máxima es 229 km/h y realiza el 0-100 km/h en 7,2 segundos (una décima menos que el manual). El sonido que sale por el escape tiene un toque racing bastante elevado, provocado a posta por los técnicos de Seat en lo que ellos hacen llamar “Seat Sound”. También hay que destacar que en marcha es bastante silencioso. La verdad es que se disfruta más el sonido desde fuera que desde dentro.

Tiene una respuesta alegre en baja, prácticamente desde 2.000 rpm, pero es al llegar a 4.200 rpm cuando despierta enfurecido y nos hace fluir la adrenalina por el cuerpo. Realmente parece que le hemos cabreado, y la patada con la que responde en 2ª y 3ª nos hace pegarnos al asiento…y de qué manera! La verdad es que el título “Con el diablo en el cuerpo” también podría haber sido perfecto para esta prueba.

La contra de todo este temperamento se ve reflejado en el consumo. En autovía fuimos incapaces de bajar de 9 litros/100 km a una velocidad legal. A ritmo rápido el consumo se va hasta los 15 l/100…pero merece la pena el gasto por las sensaciones que proporciona. Esperaremos a probar este motor en el A3 o el Golf para saber si estos consumos son los normales o, por el contrario, son exclusivos de la unidad que probamos.

En cambio…¿hemos nombrado el cambio?

El cambio DSG de 6 velocidades y accionamiento secuencial de nuestra unidad de pruebas marca la diferencia sobre el resto del conjunto y se convierte en el elemento más racing del coche. Es una delicia manejar el DSG con las levas en el volante. Sube de marchas a una velocidad tan endiablada que ni el más experimentado piloto sería capaz de igualar con un cambio manual. Al bajar de marcha es un poco más lento, pero en ningún momento entorpece el ritmo si decidimos jugarnos los puntos del carnet de conducir en carreteras con curvas. A su vez puede ser usado en modo automático, proporcionando unos cambios de marcha casi sin tirones. Lo bueno es que, al dejar de acelerar, retiene el motor como si fuera un cambio manual. Sin duda, es el cambio del futuro.
 

Metidos en “faena”…

El bastidor también ha mejorado respecto a la generación anterior. Permite unos niveles altos de confort a la vez que es muy efectivo en tramos de curvas. La trasera va muy sujeta y solo al límite y en frenadas fuertes pierde la compostura. El equipo de frenos es muy potente y permite dosificar muy bien la frenada, además resiste muy bien el esfuerzo continuado.

El tren delantero obedece fielmente las órdenes del volante (con una dirección muy directa), aunque en tramos rotos y a la salida de las curvas lentas aparece su condición de tracción delantera y además pierde tracción.

Ya que hemos mencionado la dirección, comentar que esta es asistida variablemente por una bomba eléctrica y hemos notado en algunos giros una falta de asistencia que nos ha hecho alargar los giros, aunque en ningún momento se compromete la seguridad. De todos los coches que hemos probado hasta la fecha, sólo el Fiesta ST tiene mejor comportamiento que este León.

Dotación

El equipamiento de serie es muy completo y no se deja en el tintero elementos como el climatizador bizona, ESP con TCS, 8 airbags y radio cd. Se puede equipar con multitud de extras de última generación. De hecho, nuestra unidad de pruebas equipaba faros bi-xeon con AFS (faros autoadaptativos), resultando muy aconsejables en conducción nocturna en carreteras con curvas. También llevaba asientos calefactables, conexión USB para dispositivos de audio, bluetooth, sensor de lluvia y luces automáticas, cristáles traseros oscurecidos y navegador.
 
 
Resumiendo

Se trata de un vehículo muy racing en el que Seat ha dado un salto hacia adelante bastante notable respecto a la generación anterior. El motor es un tiro, y el cambio DSG es la guinda del pastel para tener un vehículo que proporciona unas sensaciones bastante cercanas a la competición. La lástima es el consumo, con un motor que, pese a ser de inyección directa, no se observa un ahorro sensible respecto a los motores de inyección indirecta tradicionales. En este sentido, los motores de inyección directa de gasolina (no sólo los del grupo VAG) tienen mucho camino aún por recorrer para igualar la efectividad de la inyección directa de los motores turbodiesel.

DESTACABLE

– Rendimiento del motor
– Comportamiento del chásis
– Equipo de frenos

MEJORABLE

– Consumos
– Tacto de la dirección eléctrica
– Pérdidas de tracción en curvas lentas

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s