Fiat 500

070705_f_fiat500_13_800.jpg 

Nace el Fiat 500, el manifiesto del “nuevo Fiat”, un modelo que representa a todos los efectos la materialización de un nuevo enfoque, de las estrategias renovadas de la Marca, de un modo distinto de entender el automóvil. Exactamente 50 años después del lanzamiento de la primera edición del modelo, icono de la motorización italiana y de todo un periodo histórico, Fiat acelera hacia el futuro.

Cualquiera sería capaz de volver a reproducir el 500, porque su forma está en nuestra memoria colectiva. Algunos de los objetos que proceden de la creatividad de la industria italiana de la posguerra, como el 500 o la Vespa no pueden valorarse sencillamente por su estética, ni tampoco representan únicamente un buen ejercicio de ingeniería en el que la forma se utiliza para la función. Son todo lo contrario: potentes artificios revolucionarios en el diseño y en el concepto que vuelven a definir los puntos de referencia y de comparación. Cuando esto sucede, nacen las obras maestras fundamentales en la historia de la industria. El Fiat 500 es una de ellas.

Es una historia que se vivió dos veces. La primera es la historia de un gran número de propietarios, de apasionados y de entusiastas que han promovido la imagen de un buen automóvil, fiable y económico, y que, además, la han elevado a una expresión que forma parte de sus vidas; la mejor, la que recuerda la alegría y la despreocupación. El 500 se relaciona con los recuerdos, las grandes amistades, los primeros amores, evoca imágenes de un pasado positivo que de un modo u otro muchos quieren volver a descubrir.

Con la llegada del 500 de Dante Giacosa, el 4 de julio de 1957, se cerraba un ciclo de renacimiento después de las devastaciones de la guerra y finalizaba un periodo di renovación radical de la gama de productos de la Casa, que, a su vez, abría un ciclo de éxitos en la siguiente década, un periodo que podemos considerar como uno de los más brillantes de la historia centenaria de la Marca. Es evidente la comparación con el nuevo 500, que cierra el ciclo del lanzamiento extraordinario de los últimos años, pero que, gracias a sus valores estilísticos y tecnológicos, también será la chispa de un proceso de expansión duradero. Y la historia vuelve a empezar en este punto.

Sería restrictivo “reducir” el fenómeno del nuevo 500 a un sencillo y nostálgico ejercicio de reinterpretación. El objetivo de Fiat no ha sido diseñar un automóvil que “pareciera” un 500, sino que ”volviera a ser” el 500. El nuevo 500 sugiere y da comienzo a un proceso de innovación en algunos ámbitos, muy importantes para los clientes de hoy, manifestando claramente las ambiciones correspondientes a la futura posición de la Marca. El 500 respeta el concepto original en la forma y en la función, para evocar, tal y como es debido en estos casos, todas aquellas emociones, aquellos recuerdos, aquellos valores que hacen eternos todos los objetos “icono”, elevándolos más allá de las dimensiones que limitan la categoría.

Pero el énfasis debe ponerse, sobre todo, en las innovaciones que el nuevo modelo será capaz de aportar por primera vez a este nivel del producto.

En primer lugar, el enfoque participativo en el desarrollo del modelo y en el programa de marketing, con la implicación de más de 3.000.000 de apasionados que han contribuido al proyecto con sus ideas en el ámbito de la plataforma web www.500wantsyou.com. Esta iniciativa representa un antes y un después en la relación entre fabricante y cliente, convirtiendo Fiat en una de las organizaciones más abiertas y cercanas a las expectativas de la sociedad. “500: el automóvil de la gente, para la gente” con este eslogan puede resumirse la filosofía de desarrollo de este proyecto, que en la tradición más auténtica de Fiat permite “democratizar” el acceso a contenidos y tecnologías que hasta ahora no se habían ofrecido nunca en el segmento.

Es la primera vez que se ofrece un automóvil con toda la gama de motorizaciones (1.2 69 CV, 1.3 Multijet 75 CV con DPF y 1.4 16 V 100 CV), preparado para respetar los límites de emisiones que fija la normativa Euro 5, y todo esto, dos años antes del vencimiento legislativo. Una marca tangible de la voluntad de Fiat de reafirmar su liderazgo en los aspectos relacionados con el respeto por el medio ambiente.

Es la primera vez que un automóvil compacto (3,55 m) se ha fabricado para conseguir las 5 estrellas en las pruebas de robo EuroNCAP, e incluso está preparado para el reto de las 6 estrellas cuando empiece a funcionar la nueva puntuación.

La seguridad a cualquier precio, sin repercusiones en el precio, una gran decisión que confirma la voluntad de Fiat de perseguir una estrategia de liderazgo también en el ámbito de la protección, de manera coherente con las elecciones hechas en los últimos años con el Panda y con el Croma, pasando por el Bravo y por el Grande Punto.
 
Un producto seguro, no sólo por su solidez estructural sino también por las elecciones tomadas en la fabricación de los contenidos de la gama de acabados y de servicios: 7 airbags de serie (incluido el airbag para las rodillas único entre los compactos), disponibilidad de ESP evolucionado en todas las motorizaciones (de serie en 1.4 16 V 100 CV), por ejemplo, son una primicia absoluta en el segmento.
 
Es la primera vez que un “pequeño” es tan rico en contenidos: 4 niveles de acabado, 3 motorizaciones en su lanzamiento, 12 colores, entre los que se encuentran 6 vintage que nos traen a la memoria los años cincuenta y sesenta, y el blanco de tres capas fruto de un proceso de trabajo que habitualmente sólo se adopta en los grandes automóviles, 15 tipos de interiores incluidos los preciados Cordura y Piel Frau, 9 tipos de llantas, 19 tipos de stickers, para un total de más de 500.000 variantes (549.936). Sin contar con los 100 accesorios originales diseñados especialmente para el 500. Entre los más sorprendentes, el difusor eléctrico de fragancias, que permite la elección de 3 perfumes distintos, las molduras de colores para las llaves, que a la par de lo que sucede en el mundo de los teléfonos móviles permitirán combinar el color de la llave con el color del automóvil o de elegir la fantasía preferida. Una cantidad de ofertas nunca vista en un automóvil tan asequible.
 
500 es un concepto inclusivo y no exclusivo, y Fiat ha pensado que de esta manera puede llegar a los gustos de todos los clientes potenciales, sin distinción, desde el más minimalista al más excéntrico. La idea de crear un producto que se adapte a las necesidades individuales se expresa en la elección de superar a la competencia en el proceso de integración de las tecnologías en el habitáculo (Plug In). Está disponible el Blue&Me de segunda generación, se podrá integrar el iPod cómodamente gracias al adaptador y al soporte de cargador de batería. Expresamente para el 500, se ha desarrollado, en colaboración con Magneti Marelli, un nuevo navegador portátil que se conecta directamente en el salpicadero y a las otras funciones del vehículo.
 
El concepto de la personalización no se limita al producto sino que se extiende al ámbito de los servicios y de las formas de pago. Por ejemplo, con las Fórmulas “500 Cents” y “50to500” de Fiat Group Automóviles Financial Services, el cliente tendrá la posibilidad de adquirir cualquier versión del 500, incluidas las personalizaciones respectivamente con 5 euros al día y una entrada de 0 euros, o bien pagando el 50% del importe y el restante 50% a los 2 años.

Siempre que el cliente adquiera una de estas financiaciones, podrá beneficiarse de una garantía de 5 años/500.000 km del fabricante, y de algunos servicios, éstos también por primera vez en Fiat, que prevén una asistencia en carretera 24h/24h completa. Mientras que para las revisiones de mantenimiento está prevista la recogida del automóvil de casa del cliente, al que se le garantiza el desplazamiento gracias al reembolso de los gastos del taxi.
Tantas facilidades y posibilidades, porque el Fiat 500 debe ser de todos: es el automóvil de la gente, hecho por la gente y para la gente. El 500 es el “nuevo Fiat” y el “nuevo Fiat” pertenece a todos.

Para la Empresa, el nacimiento del Fiat 500 representa el principio de un nuevo recorrido, la declaración de una visión del papel que Fiat quiere interpretar en el futuro en el mercado y en la sociedad. El estímulo para un nuevo modelo de consumo consciente. Un modelo de disfrute de la experiencia automovilística centrado en la calidad y en las emociones, en la exclusividad más que en la masificación, donde la simplificación no significa renuncia. El Fiat 500 es la síntesis material de esta aspiración.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s