PRUEBA DINÁMICA: Seat Ibiza 1.6 Stylance

El Seat Ibiza 1.6 Stylance es el escalón intermedio en la gama de motores de gasolina, ya que cubre en parte el enorme hueco que hay entre la versión 1.4 de 85 CV y el FR de 150 CV, y vino a sustituir al 1.4 16V de 100 CV. Se sitúa justo en el medio de la gama de gasolina por potencia, ofreciendo así una versión interesante para aquellos que quieran un nivel de prestaciones aceptable pero no deseen pasar por las versiones más radicales FR y Cupra.

Estetica conocida

La estética es la misma que en el resto de versiones Stylance donde destacan los paragolpes delanteros y traseros similares a los del Cupra, detalle que se extendió a toda la gama Ibiza y que, desde nuestro punto de vista, le quita exclusividad a los citados Cupra aunque es innegable el toque de deportividad que le otorga al conjunto.

La línea no ha cambiado desde que apareció esta última generación en el mercado, y aunque no está pasada de moda sí se notan los años que lleva en el mercado, hecho acentuado por estar en una categoría donde los rivales son muchos y están continuamente apareciendo novedades.

En el interior para lo mismo; el diseño del salpicadero queda ligeramente retrasado respecto a la competencia pero ello no le exime de disfrutar de una ergonomía aceptable y una calidad de notable alto. La competencia es muy feroz, y los Renault Clio y Peugeot 207 han puesto el listón muy alto en esta clase.

Nos acomodamos

Sentados al volante notamos unos asientos bastante cómodos y que recogen bien el cuerpo, y observamos que en la última remodelación del Ibiza se cambiaron las grafías del cuadro de instrumentos y se mejoró la calidad de los distintos mandos.

Aquí también observamos otras de las mejoras que se introdujeron a nivel de equipamiento, pues en nuestra unidad de pruebas encontramos, por ejemplo, los mandos de la calefacción en los asientos, el equipo de audio con capacidad para reproducir archivos MP3 o una conexión en la guantera para dispositivos IPod.

También disponía opcionalmente la unidad de pruebas faros de Xenon, TCS+ESP, airbags laterales, de cabeza delanteros y traseros y sensor de lluvia. Otras opciones disponibles son el techo eléctrico y la pintura “rojo emoción”.

El equipamiento principal de serie de esta versión (este motor también se ofrece con el acabado Sport) cuenta con elementos como el climatizador, radio cd, ordenador, airbags delanteros, alarma y llantas de aleación ligera de 16″. El maletero cuenta con 267 litros, lo que le situa en termino medio de su categoría (los nuevos rivales aparecidos están aumentando la capacidad del maletero hasta los 300 litros como mínimo).

Arrancamos…

Una vez en marcha nos damos cuenta de que lo mejor de este Ibiza es su motor. Se trata de un propulsor de 1.598 cc con una potencia de 105 CV a 5.600 rpm y un par de 153 Nm a 3.800 rpm. Tiene un empuje bastante lineal y hasta algo deportivo, pues a partir de 4.200 rpm muestra todo su genio y permite una estirada hasta el corte bastante contundente para su nivel de potencia.

Las recuperaciones también son bastante buenas y a ellas ayudan también los desarrollos del cambio, muy bien escalonados y con un manejo de la palanca de cambios muy bueno como suele ser norma de la casa.

La guinda al pastel la ponen los consumos, con una media obtenida en nuestra prueba de 7,9 litros/100 km (un litro por encima de la anunciada por el fabricante), lo que dice que nos encontramos ante un motor muy bien conseguido a todos los niveles.

En autopista filtra muy bien las irregularidades y es en carreteras reviradas donde sale a relucir lo “peor” de esta versión. Lo decimos entre comillas porque no es que su comportamiento sea malo, sino porque la suspensión está orientada al confort y permite que el coche balancee más de lo que quisieramos. En cualquier caso no es esta la orientación de este acabado, y quien desee un comportamiento más deportivo deberá recurrir a las versiones “Sport”. De todos modos, el espíritu deportivo de la gama Ibiza está presente en esta versión y está bastante por encima de sus rivales, pero está “adormilado”.

En cuanto al equipo de frenos cumplen muy bien su cometido y aguantan muy bien las frenadas fuertes y prolongadas.

Resumiendo

Se trata de un muy buen utilitario para todo que nos permitirá salir a carretera sin ningún problema de potencia y nos permitirá liberar pequeñas dosis de adrenalina gracias a su conjunto motor-cambio, aunque la suspensión en este acabado no acompañe a nuestros requerimientos deportivos, que para eso está la versión Sport.

Un maletero más grande sería un buen aliado para nuestras escapadas vacacionales en compañía.

Hay un Seat Ibiza 1.6 disponible en acabado Reference desde 12.715 €, pero este Seat Ibiza 1.6 Stylance 5 puertas cuesta 15.296 €, 17.384 € la unidad probada, cuyos extras recomendamos montar y con lo que nos quedará un modelo muy “redondo”. La versión Sport está disponible desde 14.820 € con carrocería de 3 puertas.

DESTACABLE

– Rendimiento del motor
– Consumos ajustados
– Tacto y desarrollos del cambio

MEJORABLE

– Suspensión algo blanda
– Tamaño del maletero
– Airbags laterales en opción

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s