PRUEBA DINÁMICA: Toyota Aygo 1.0 Blue vs Toyota Prius

En unos tiempos en los que las mecánicas diesel campas a sus anchas, son muchos los usuarios que prefieren otras alternativas, sin por ello renunciar a un bajo consumo. Desde las distribuciones variables, pasando por los sistemas de inyección directa, y hasta los nuevos desarrollo en estudio como el DiesOtto de DaimlerChrysler, muchas han sido las soluciones propuestas para aproximarse en lo que a consumos se refiere a los vehículos Diesel, eliminando de un “plumazo” los inconvenientes de estos últimos.

Para la prueba contamos con dos protagonistas muy distintos del fabricante japonés Toyota. Por un lado, el conocido Prius, el híbrido que sin duda ha marcado un antes y un después en el mercado, y que combina un motor térmico de 1500 c.c. con uno eléctrico, y, sobre todo, gestionando ambos de la manera más eficiente posible. Por otro lado, el pequeño Aygo equipado con la interesante mecánica tricilíndrica 1000 c.c. equipada con el sistema de distribución variable VVT-I.

Si bien son modelos radicálmente distintos, ambos tienen en el bajo consumo su mayor filosofía. Pero vayamos por partes:

PRIUS: La realidad híbrida
La verdad es que al principio cuesta acostumbrarse al manejo del Toyota Prius, pues basta pulsar un botón para que el sistema nos indique que está preparado (Ready), y tan solo con seleccionar la marcha adecuada y acelerar comenzaremos a desplazarnos. El manejo es si cabe más sencillo que un automático convencional, con las clásicas posiciones N (punto muerto), D (marcha normal), R (marcha atrás), así como la B (retención) con la que forzamos a que el motor nos retenga algo, imprescindible en reducciones bruscas o cuesta abajo.

Eléctrico+térmico
Pero la verdadera estrella del conjunto es el sistema de gestión de la energía, que en función de la demanda requerida activa/desactiva el motor térmico, siempre con la intención de ajustar los consumos al máximo. Si, por ejemplo, saliendo de parado lo hacemos de manera suave y no superamos los 50 Km/h, el potente motor eléctrico hará todo el trabajo, momento en el que logramos el “consumo cero”, sin por supuesto contaminar ni lo más mínimo, y con un silencio de funcionamiento que cautiva a la vez que sorprende. Cuando el motor térmico hace su aparición, lo hace de forma suave y de manera totalmente transparente para su conductor, aunque la combinación de la misma con el variador continuo hace que si forzamos el ritmo (p.ej. iniciando un adelantamiento o a plena carga) esta se muestra algo ruidosa. Y es que sin duda hay que acostumbrarse a la ausencia de relaciones de cambio, para lo cual es muy útil la antes mencionada posición B del selector de cambio.

Rodando a un ritmo normal y suave lograremos unos ajustadísimos consumos como os mostramos más abajo, consiguiendo además disponer de carga suficiente en las baterías, pues estas se recargan en retención y frenada, acción que es posible al ser el motor eléctrico un inversor de potencia.

Como en una nave espacial
Al volante de Toyota Prius todo está bajo control, muchas funciones desde el propio volante multifunción. Y es que el salpicadero del Prius muestra un aspecto casi de “nave espacial”, una completísima equipación, así como un amplio habitáculo un peldaño por encima de la media, a excepción del maletero, al que las baterías roban bastante espacio. Si lo conducimos racionalmente no existe nada más suave.

En cuidad y pese a que su visibilidad trasera no es demasiado buena, se puede conducir totalmente eléctrico, y las ayudas como la asistencia al parking con cámara trasera nos simplificarán bastante la tarea. Cabe destacar la ventaja de disponer del par máximo instantaneo del motor eléctrico, lo que hace que tareas tan repetidas como por ejemplo incorporarnos rápidamente a una rotonda, sea un juego de niños.

En carreteras con buen firme y circulando dentro de los ritmos legales conseguiremos los mejores consumos, mientras que rodando rápido combinando la fuerza de ambos motores nunca, repetimos nunca, rebasaremos los 8 litros/100. Practiquemos una conducción u otra, resulta interesantísimo visualizar el la pantalla central el Monitor de Energía, pues nos servirá para obtimizar los consumos y conducir de una forma más eficiente.

Seguro y equipado
Por lo que respecta a la seguridad nada que objetar, sumando a los sistemas activos ABS, control de estabilidad y tracción VSC+E TRC, así como 6 airbags a los que hay que sumar el de rodillas para el lado del conductor.

El completo equipamiento, aunque tenga algunas lagunas, es otro de los detalles importantes de Prius, que dedica una buena parte al equipamiento multimedia centralizado en la pantalla TFT central. El navegador con DVD, asistente de parking y la tapicería de cuero componen un paquete opcional que se paga aparte (4000 Euros).

AYGO: Pequeño pero matón
El modelo más pequeño de Toyota es el Aygo, modelo del que nos hemos decantado por la versión de 3 cilindros y 1000 c.c., que incorpora el conocido sistema de distribución variable del fabricante japonés, muy similar en concepción al VTEC de Honda. Cuenta con tan solo 68 CV, pero apunta muy buenas maneras como veremos más adelante.

Para los bajos consumos que se han buscado en el Aygo, se ha hecho una importante cura de adelgazamiento, lastrando en menos de 900 Kgs. al vehículo, cifra record para los tiempos que corren, todo ello unido a unas relaciones de cambio muy largas.

Todo esto tiene un precio, muestra de ello es lo espartano que se muestra el interior del Aygo y el escaso equipamiento, normal partiendo de la concepción de “mini urbano” que tiene. Hemos testado, eso sí, la versión denominada Blue, que cuenta con algunos detalles de equipamiento no disponibles en la versión de acceso. Así mismo, nuestra unidad incorporaba el llamado pack Sport, que suma elementos como las llantas de aleación, faros antinieblas delanteros, pomo en piel, etc.

Además, el Aygo ya puede incorporar opcionalmente el control de estabilidad y tracción, asi como los airbags de cortina, opciones que no estaban disponibles en su lanzamiento.

En marcha
El Aygo es un vehículo inminentemente urbano, donde se defiende de maravilla gracias a su contenido tamaño, con unos consumos relamente bajos y un manejo suave. Si salimos a carreteras, detectamos que pese a ser menos “blando” de lo que inicialmente pensábamos, se defiende bastante bien. A esto contribuye innegablemente la voluntariosa mecánica tricilíndrica, que sube de vueltas con gran facilidad, y que de haber dispuesto de unas relaciones más cortas habríamos afirmado que podría ser un miniGTI. Aunque de lo que estamos hablando es de obtener consumos bajos.

Cuenta con una habitabilidad pensada para un máximo de 4 pasajeros, con un maletero que es la minima expresión, si bien es cómodo pues se abre en dos hojas. En nuestro caso, la versión de 5 puertas, llama la atención lo bien aprovechado que está el espacio.

Resumiendo
El Prius se presenta ideal para alguien que necesite una berlina de 26.000 Euros, que practique una conducción suave y que espere del coche la misma reacción, que circule en los límites legales y comprometido con el medioambiente. Una tecnología que ya se está aplicando a vehículos de gran cilindrada, donde se obtienen mayores beneficios si cabe a la misma. El Aygo por su parte es perfecto como utilitario urbano sin por ello renunciar a alguna escapada. En ambos casos las medias de consumo resultan excelentes.

DESTACABLE
– Motor voluntarioso (AYGO)
– Aprovechamiento de espacio interior (AYGO)
– Silencio de marcha, consumo (PRIUS)
– Innovación tecnológica (PRIUS)

MEJORABLE
– Relaciones cambio largas (AYGO)
– Detalles de acabado (AYGO)
– Tamaño del maletero (PRIUS)
– Resbalamiento del convertidor (PRIUS)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s