Volvo Cars presenta nuevos sistemas para alertar a los conductores cansados y distraídos

12140_1_5.jpg 

Los estudios demuestran que el porcentaje de accidentes de tráfico causados por distracciones del conductor alcanza el 90%.

Por eso Volvo presenta el control de alerta del conductor, una solución basada en una tecnología nunca vista antes en turismos. El sistema está diseñado para alertar al conductor cuando desciende su nivel de concentración, por ejemplo en los viajes largos.

Otra novedad, el aviso de cambio de carril, advierte al conductor si el vehículo cruza una de las marcas de la calzada sin razón aparente. El aviso de cambio de carril y el control de alerta del conductor forman parte del paquete de opciones sistema de alerta del conductor, que estará disponible para los modelos S80, V70 y XC70 a finales de 2007.

La piedra angular de nuestra filosofía de seguridad es la seguridad en la vida real. Cuando se trata de seguridad preventiva, utilizamos el mismo enfoque que en el diseño de sistemas de protección. En otras palabras, nuestras investigaciones y avances técnicos se centran en áreas en las que las nuevas tecnologías pueden ofrecer resultados significativos en la vida real”, comenta Ingrid Skogsmo, directora del Centro de seguridad de Volvo Cars.

Basándose en la estadística de accidentes anteriormente citada, Volvo Cars se centra en el desarrollo de tecnologías eficaces que ayuden a los conductores a evitar o reducir la gravedad de los accidentes provocados por distracciones o por fatiga del conductor.

Control de alerta del conductor (Driver Alert Control, DAC)
 
Como resultado de exhaustivos estudios sobre la actividad de los conductores, Volvo ha desarrollado el control de alerta del conductor (Driver Alert Control), una innovación mundial que analiza la marcha del vehículo por la calzada y alerta a los conductores distraídos.

La fatiga del conductor es un grave problema para la seguridad vial en todo el mundo. Según la Administración nacional de seguridad del tráfico en carretera de EE.UU. (National Highway Traffic Safety Administration, NHTSA), los conductores que se duermen al volante causan aproximadamente 100.000 accidentes al año sólo en EE.UU., con un resultado de 1.500 muertos y más de 70.000 heridos entre conductores y pasajeros.

En Europa la situación es parecida.  La Asociación de seguros de Alemania (GDV) calcula que aproximadamente el 25% de los accidentes mortales en las autopistas alemanas se deben a la fatiga del conductor.

El control de alerta del conductor de Volvo es una innovación de gran importancia. El sistema está pensado sobre todo para situaciones en las que el riesgo de perder la concentración es máximo y un accidente podría tener graves consecuencias. Sería por ejemplo el caso de una carretera recta y de buen firme que provoca la relajación del conductor, lo que aumentaría el riesgo de distraerse en otras actividades o de quedarse dormido. El sistema entra en funcionamiento al rebasar los 65 km/h y se mantiene activo mientras la velocidad sea superior a 60 km/h.
 
El control de alerta del conductor supervisa los movimientos del vehículo y evalúa si se está conduciendo de manera controlada o no. Ningún otro fabricante de automóviles utiliza este método, que ofrece una gran fiabilidad.

No supervisamos el comportamiento humano, que es diferente para cada persona, sino el efecto de la fatiga o de la falta de atención en el comportamiento en la conducción. Nuestro sistema se basa en la marcha del coche por la calzada y proporciona una indicación fiable de que algo puede ir mal para alertar al conductor antes de que sea demasiado tarde“, comenta Daniel Levin, director del proyecto control de alerta del conductor de Volvo Cars.  El señor Levin continúa explicando: “Frecuentemente nos preguntan por qué utilizamos este concepto en lugar de supervisar los ojos del conductor.  La respuesta es que creemos que la tecnología de supervisión de los ojos del conductor aún no está a punto”.

El control de alerta del conductor abarca también aquellas situaciones en las que el conductor presta demasiada atención al teléfono móvil o a los niños y, por lo tanto, no controla totalmente el coche. “Este favorable efecto secundario de nuestro concepto se debe a que el sistema evalúa el comportamiento en la conducción en lugar del comportamiento humano”, comenta el señor Levin.
 
Desde el punto de vista técnico, el control de alerta al conductor está formado por una cámara, varios sensores y una unidad de control. La cámara, instalada entre el parabrisas y el espejo retrovisor interior, mide continuamente la distancia entre el vehículo y las marcas de los carriles de la calzada. Los sensores registran los movimientos del vehículo. La unidad de control almacena la información y calcula si existe riesgo de que el conductor pierda el control del vehículo.

Si se considera que el riesgo es alto, se advierte al conductor mediante una señal sonora. Además aparece un mensaje en la pantalla de información del vehículo que alerta al conductor y muestra una taza de café para recordarle que debe hacer un descanso.

Además, el ordenador de viaje del vehículo puede proporcionar al conductor constantemente información sobre la conducción.  Al inicio se muestran cinco barras. Cuanto menos coherente sea la conducción, menos barras aparecerán. “Por supuesto, siempre es responsabilidad del conductor descansar cuando sea necesario, pero a veces uno no se da cuenta de que no está prestando suficiente atención a la conducción. En esos casos, el control de alerta del conductor ayuda al conductor a tomar la decisión adecuada, como hacer una parada o echar una cabezada, antes de que el nivel de atención baje demasiado”, concluye el señor Levin.
 
Aviso de cambio de carril (LDW)

En las carreteras estadounidenses, las salidas de la carretera de un vehículo solitario constituyen aproximadamente una cuarta parte de todos los accidentes y provocan un tercio de los fallecimientos, cifras que resaltan el peligro que entraña la pérdida de concentración en situaciones de conducción relajada.

Volvo Cars afronta este problema mediante la creación del aviso de cambio de carril. Este sistema ayuda a evitar los accidentes ocasionados por salidas de la calzada sin contrario, así como las colisiones frontales debidas a distracciones momentáneas.

Los investigadores de Volvo Cars estiman que el sistema LDW puede ayudar a evitar entre el 30% y el 40% de estos accidentes a velocidades comprendidas entre 70 y 100 km/h.

El LDW se activa mediante un botón de la consola central y advierte al conductor con una suave alarma sonora si el vehículo cruza una de las marcas de calzada sin razón aparente, por ejemplo sin utilizar los intermitentes.

El sistema también utiliza una cámara para supervisar la posición del vehículo entre las marcas de la calzada. El sistema LDW entra en funcionamiento al rebasar los 65 km/h y se mantiene activo mientras la velocidad sea superior a 60 km/h.

La disponibilidad del sistema descrito depende de la cantidad y calidad de las marcas visibles de la calzada. La cámara debe ser capaz de ver las rayas con claridad. La luz escasa, la niebla, la nieve y las condiciones meteorológicas extremas pueden ocasionar que el sistema no se active.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s